logo

250

Qué pasa cuando un niño recoge en la calle un chicle ya masticado y se lo mete a la boca sin que la madre lo sepa? Es posible el sexo después de los cincuenta años, aun con la esposa propia? Cómo putear a un contestador telefónico que transmite la quinta sinfonía de Beethoven antes de la voz grabada de la operadora?

Cuál es la fórmula secreta para un matrimonio duradero? Cuantas personas deben integrarlo, dos, tres o cuatro? (ya más es orgía) Que pasó con el Noni, que revolucionó al país como cura mágica y desapareció de repente? Es un acto de buen gusto para una señorita sonarse los mocos con un mantel blanco cuando lleva vestido azul? Cómo, cuándo y dónde hay que comprar calzoncillos?

Les Très Riches Heures du duc de Berry juillet braies

Y de dónde viene el calzoncillo ?

Según los historiadores más versados, el calzoncillo o el primer “lolinclot”(así llamados los lienzos en la Polinesia antigua) viene de las partes más templadas del planeta, Mesopotamia, India, islas de la Polinesia, desde hace unos siete siglos.

Eran más bien calzones y se usaban como prenda de trabajo o vestimenta para los hombres en zonas de calor tórrido para efectos de trabajo agrícola.

En la antigua Grecia, los hombres usaban “lolinclots” debajo de la túnica. Aunque no es certero saber si las mujeres ya usaban ropa interior (y después hablan de equidad de géneros), la evolución de estas prendas es siempre directamente proporcional al clima, a temperaturas más bajas, ropa interior más alta; en la Edad Media casi que terminabas envuelto en una malla de algodón, o lana (se imaginan la picazón ?) si el frío era más intenso, del cuello hasta los talones.

La ropa interior empieza a aligerarse y sofisticarse en el siglo XIX, en la medida que el carbón y el vapor calientan los hogares fríos, hasta llegar al conocido “bóxer” o el calzoncillo clásico, de nuestros días …

socrates-y-sus-discipulos-grabado-segun-pintura-de-pinelli

Sócrates en pelotas

Sócrates paseábase por los jardines de las Tres Gracias, con sus discípulos Platón, Jenofonte, Arístipo y Antístenes en pelota viva, mientras iba enseñando la mayéutica a sus alumnos, disciplina creada para obligar a las personas a pensar, para llegar al conocimiento.

Claro se hacía en los jardines de las zonas de termae o sea termas o palestra, zona donde estaba prohibida la entrada de mujeres, eran espacios de recreación, deporte y esparcimiento solo para hombres (muy misóginos los atenienses … no?), o sea en los tórridos veranos mediterráneos, se hacía sin lolinclot, sin nada.

No necesariamente con túnicas como nos lo plantean las gráficas de la época (en invierno si …claro).

320px-Tizian 081

La búsqueda de la verdad

Siempre se hizo por medio de la pregunta, el cuestionamiento … la discusión, la dialéctica desde los pre socráticos (ahí si no existía el calzoncillo), hasta la fecha.

Porque las rosas tienen espinas, acaso los atunes tienen pétalos? “Esto no debería haber pasado”, se conjuga en tiempo preservativo imperfecto? Si nadar es tan buen ejercicio, porque las focas son tan gordas ? Cuando uno madruga demasiado, corre el riesgo de levantarse el día anterior? Cuál es la longitud de la lengua de aquel que habla hasta por los codos ?.

Y la más cruel de todas las verdades, cuando usted va camino a su trabajo 10 horas crueles e interminables y se pregunta ..

No me habré puesto un calzoncillo de mi hijo? Será por eso que me aprietan tanto los … las gónadas ?

Y no hay marcha atrás …

Otros Posts

Invasión Alien: San Salvador (Parte 2)

Wallpaper UFO City Flying Saucer 350x280drk iphone

Tuve miedo de que los alienígenas aterrizaran, no lo niego, pero también vergüenza: los dos redondeles estaban sin terminar, y es más, el tráfico entre ambos, insufrible, pero eso pasó a la historia …

Eu no falo … (Portugués)

146

A diferencia de la mayoría de las personas que entienden idiomas pero no los hablan, a mí me sucede al revés con el portugués, que lo hablo pero no lo entiendo.

Un dragón en un frasquito

Olvidarte mujer, es más difícil que meter un dragón en un frasquito…

Olvidarte es más difícil que cantarle una canción de cuna a un elefante bebé … a puros gritos…

 

© Daniel Rucks 2017