logo

Yo amo a mi perro, mucho mas de lo que te amo a ti, porque

mi perro es capaz de hacer cosas que tu serias incapaz de

hacer por mí…

 

 

Todo lo que el necesita  es una caricia y que pronuncie su

nombre, para menearme la cola en señal de beneplácito por mi 

presencia, en cambio tú, enfunfurruñada   por los problemas del día,

o a saber por  que dantesco enojo contra  mi osamenta o contra mis huesos, propiamente, a pesar de que yo no tenga nada que ver con ello, te encierras en tu cuarto y si te he visto… no me acuerdo.

 

Yo amo a mi perro, mucho de lo que te amo a ti, porque sea la hora de la noche que sea, cuando llego con el desánimo de

dieciocho horas laborales a cuentas y planillas, y expedientes, y asuntos pendientes, el me esta esperando  ..dando saltos y brincos por mi llegada, manifestando toda su alegría por mi presencia, mientras tu desde el televisor con la telenovela de turno y chateando en la PC, con uno o dos celulares en la oreja, como que realmente estuvieras haciendo algo, o esforzándote al menos por parecer ocupada …..me dices “mmmbuenas  nnochess”  entre un rumor de labios y murmullo de cuerdas vocales bastante parecido al “quien demonios te dijo que sos bienvenido?”

 

Yo amo a mi perro, mucho mas de lo que te amo a ti, todo lo que necesita es un plato de comida de mis manos y no hay que

andarlo sacando a restaurantes, cines, bares y discotecas para que se alegre, invierto pocos pesos en su mantenimiento y beneplácito,

y el no pide absolutamente nada a cambio…

 

Yo amo a mi perro, mucho  mas de lo que te amo a ti, para conquistarlo, solo tuve que recogerlo de la calle, sarnoso, con unas

cuantas pulgas en medio de una junta de garrapatas, bañarlo, curar sus heridas, darle de comer y se quedo conmigo para siempre, lo

que equivale a decir que para conquistarlo , no tuve que invitar a salir a nadie, ni conocer a la familia de nadie, ni comprarle  anillos

  de diamantes a nadie, no comprender los problemas de nadie, ni hacerme amigo de los parientes de nadie, ni pasar a traer a nadie al

trabajo de nadie, ni a la universidad de ninguno.

 

Yo amo a mi perro, mucho mas de lo que amo a ti, porque es perfectamente feliz andando desnudo por las calles y no tengo

que comprarle vestidos caros ni lociones sofisticadas, porque con su natural olor a perro, es feliz y a lo sumo como extravagancia le compro algún shampoo de esos de cinco pesos que matan las pulgas. No me pide zapatos lujosos ni de charol, y se traslada

perfectamente a pie (o a pata, literalmente) por lo cual no hay ni que comprarle carro, ni darle para ele bus ni andarlo trayendo de

aquí para allá… 

Yo amo a mi perro, mucho mas de lo que te amo a ti, porque si yo estuviese ahogándome en un rio profundo, el saltaría para 

sacarme, de la manera que fuera, irreflexivamente, pensando más en mi que en él, mientras tu esperarías- en la misma situación- a

pegar gritos solicitando histéricamente para que llamen al 911 con la amplia esperanza interna de que en caso de que lleguen, me encuentren, básicamente ahogado.

 

Yo amo a mi perro, mucho mas de lo que te amo a ti, porque cuando salgo de viaje de negocios, aunque sea un par de días, se

queda con la vista fija en la puerta, gimiendo despacito, esperando mi regreso.

En cambio para ti, cada una de mis partidas es un himno  al “viva la pepa” y convocatoria a amigotas y amiguitos para salir de

parranda… en fin… son  tantas razones, que se yo… su veterinario cobra menos que tu doctora esteticista, con una pelotita de hule es feliz, y eso es mas barato que un viaje a Miami para ir de “shopping”.

 

Yo amo a mi perro, mucho mas de lo que te amo a ti, porque

mi perro es capaz de hacer cosas que tu nunca harías por mi…

Otros Posts

Usted y yo tenemos una novia en común

go3Dh3AwVxi2LQaM square thumb

No es ningún pleonasmo, ni asunto de sarcasmo, los dos la vimos de lejos, a ambos nos gustó; no somos degenerados, no somos escandinavos, a todos les gusta el pescado, pero a pocos el atún …

Un tal Régulo Rojas

Yo debía tener, a lo sumo diez años, pequeño inquisidor, curioso investigador de cualquier cosa que surgiera, en aquellos veranos eternos, cuando todos los primos, en vacaciones escolares, éramos mandados al campo para “endurecer nuestro carácter”.

Pequeño Glosario Salvadoreño Ilustrado (Parte 2)

Cadenas para borrachos

Cantina: Dícese de aquel perrito tan fino que en lugar de bañarlo en el patio, lo bañan en la tina.

© Daniel Rucks 2017