logo

p04d6cmg

Que los Estados Unidos siempre han sido grandes productores de tecnología lo sabemos, pero que inicialmente las ideas han sido desarrolladas por otros países, y se han comprado, adquirido derechos y luego desarrollado en USA  … también es una realidad.

Inclusive, comprar esta tecnología en países con los cuales se hallaba al borde de la guerra, como la Unión Soviética en los 60´s.

Oleg aprende en libros por falta de computadoras

A los 12 años, Oleg Guimaoutdinov, aprendió computación en la URSS, leyendo libros, jamás tuvo una computadora, de hecho en la Unión Soviética eran muy pocas y escasas las fuentes de almacenamiento informático a fines de los 60s. Eran grandes “placards” de tarjetas de información que existían en centros de inteligencia gubernamentales, o algún lugar de trabajo, nunca en los hogares.

Aun así Oleg, y un grupo de compañeros hartos de ver computación solo en teoría, lograron importar por mercado negro, vía Alemania Occidental – Oriental – Moscú, algunas de aquellas pesadas PCs, otros amigos de oficinas, les dejaban practicar en clones de computadoras americanas, en horarios extras.

p04d6dfx

No sabían, que a raíz de los sistemas de comunicación, que generaban entre estas computadoras (las propias y prestadas) estaban generando un sistema de interconexión, que expertos en informática del Gobierno Soviético solicitaban desde hace años poder hacer algo igual …siempre denegado por el Partido Comunista.

6419

Anatoly Kitov

Kitov soñó desde niño con la idea de tener toda la URSS “cableada” de computadora a computadora, a inicios de los 60s, le envió una carta al Premier Soviético Nikita Kruschev  solicitando su apoyo, y Kruschev, campechano como era y muy preocupado por los misiles de USA que le apuntaban desde Turquía le contestó que era “un sistema tecnológico muy complicado para la situación económica del país”.

Kitov comenzó de todas maneras a trabajar en OGAS en 1960, acompañado por algunos valientes, logró un sistema tal que desde una computadora podía apagarse o subir temperatura a una incubadora en una granja avícola ubicada a 160 kms de Moscú, cuando lograron hacer la demostración al Ministro de Finanzas de la URSS, éste se negó terminantemente, la URSS no tenía interés que cada ministerio tuviera acceso a la información de los otros.

El esfuerzo se vino abajo y pareció quedar dormido 12 años, hasta que Oleg Guimaoutdinov, leyó acerca de OGAS en libros y animó a sus amigos a desarrollarlo.

 92160617 mediaitem92160616

Y a pesar de los pesares

12 años después, las cosas habían cambiado (un poco) en la URSS, pero no tanto, así que advertidos por Anatoly Kitov y Victor Glushkov  (que ayudó en la arquitectura de OGAS) de que el Gobierno ruso no quería saber nada de “esas conexiones”, Oleg Guimaoutdinov y sus amigos crearon una OGAS para compartir información entre escuelas primarias y de educación media de la URSS.

La idea cayó mejor, ningún secreto del “Soviet Supremo” salía a la luz, pero tenía un costo próximo a los 20 billones de rublos, prohibitivo para los años 70s.

Pocos años después, en USA, surgía la World Wide Web (www)

p04d6cwy

 

Un último intento

Para 1980, estando a cargo de la URSS, el reformista Mikail Gorbachov, el mismo Premier quiso activar la OGAS, para tener un sistema de internet creado por soviéticos, de hecho se habían “cableado” amplias extensiones de la URSS, y todavía era posible comunicarse de una computadora en Moscú a otra a 3000 kms de distancia, dentro de la misma URSS.

Pero Glushkov  había muerto, Kitov dejó el proyecto a su hijo y el grupo de Oleg Guimaoutdinov tuvo que dedicarse a otros menesteres para poder vivir … no hubo eco.

La Unión Soviética había comenzado primero la carrera, pero nunca tuvo los zapatos adecuados para correrla completa …

 

Otros Posts

Ese utópico día en que todos los salvadoreños seamos felices

fake-smile

Lento, pero viene… no perder la esperanza, menos aún en estas épocas de Adviento …

El día en que todos y todas los salvadoreños y salvadoreñas seamos felices.

Paréntesis total de la lógica

imagen

Compatriota, le quiero confesar algo entre nosotros, entre usted y yo, algo triste, lamentable. Todos los días nos llegan correos electrónicos, mensajes de texto, por las redes sociales y cartas en papel con problemas que mucha gente, muchos salvadoreños tienen y creen que si lo contamos al aire en TV, ese problema se va a solucionar.

Eventos sociales a los que les ruego no me inviten (Parte 2)

silhouettes toons col07Hay fiestas, celebraciones, que nos hacen bailar mariposas en la panza en lo que nos acercamos a la fecha, y hay otras que provocan mariposas, pero ya conservadas en formalina, y eso es malo para la panza, por lo que te dan hasta agruras de pensar que hay que ir.

© Daniel Rucks 2017