logo

big thumb b608c04c13951ce3cbef3c48e5498a0fBuenas- dijo el niño de apenas siete años, despeinado y con una mirada de miedo- mi nombre es Remo…

“No sé bien si usted me recuerda, nos hemos visto una vez o dos, cruzando al bajar las escaleras”… su interlocutor, era el vecino de abajo, que salía a trabajar, apurado y con corbata, sin embargo, se detuvo unos instantes al contemplar la cara de angustia del niño…

-  El edificio- continuó Remo- como usted puede ver, en verdad ésta bien construido, los materiales entiendo que son buenos y sólidos, sin embargo, se filtran los ruidos… Usted probablemente habrá escuchado por las noches, los gritos de un hombre y una mujer, que pelean mucho y durante largas horas- Remo bajó la mirada- en realidad son mi papá y mi mamá, que a veces no se ponen muy de acuerdo en algunas cosas, y últimamente esto va pasando cada vez más seguido… el vecino, dejó su ataché en el suelo y se hincó para quedar a la altura de Remo, justo al momento de ver brotar sus primeras lágrimas.

- Lo que yo le quería decir es que no vaya a creer que por el hecho de que hayan tantos gritos y peleas, ellos no se quieran, por el contrario, nunca me lo dicen… pero yo sé que se quieren mucho, aunque a veces se golpean inclusive… se golpean hasta que alguno llora, después todo termina…

Remo miró a la cara del vecino y su rostro era un mar de lágrimas confundidas con el rubor de sus mejillas…

-       Solo le quería alertar y decirle esto para que usted no se asuste no crea que mis papis no se quieren, y que perdone los inconvenientes… yo soy hijo único… ¿ Sabe? Yo me escondo en los  closets cuando empieza el berrinche porque sé que el asunto a veces tiene que ver conmigo… y me da un poquito de miedo… pero si le digo todo es para que no le de miedo a usted, son buenos padres, pero desde la pérdida del trabajo de papá y el poco dinero que logra ganar mamá, las épocas no son las mejores…

Remo sonrió, como por compromiso.

-       Gracias señor vecino y gracias por entender la situación… el vecino pasó su mano libre por el pelo de Remo y se marchó con una congoja muy grande en el corazón, se dió media vuelta, y se alejó, no tanto como para no escuchar al niño que se cruzaba en el camino de otra vecina que salía a hacer compras y le decía…

“Buenas tardes, mi nombre es Remo, no sé bien si usted me recuerda …. “

Otros Posts

La estupidez es contagiosa … prevéngala !

La estupidez 43009

Estudios avanzados de estupidología nacional (Ciencia que no existe, pero debería) han notado un incremento sustancial de casos de contagio al cotejar el año 1965 con los de medio siglo después

El Diluvio de San Dionisio y el pleito por Isla Conejo

Era un El Salvador, provincial, rústico, tan solo emergiendo de la barbarie a la civilización, bajo la tutela de la Corona Española, parte de una Capitanía General de Guatemala, chapines que nos llevaban un “hambre terrible” y estaban convencidos de que todos los territorios de la Capitanía les correspondían. Falso.

Sabés que sería lindo?

il 340x270.914471450 l5og

Hoy te encontré sencillamente distinta, no más bella ni más mía …distinta, como que aquella frase de mi madre “de vez en cuando, es bueno extrañarse un poco …” cobrara todo su valor y sentido.

© Daniel Rucks 2018